NUESTRA OBRA

Don Bosco Avellaneda – Nuestra Obra – Oratorio Centenario

azul

historiaEl Oratorio Don Bosco nació como homenaje de los Salesianos Cooperadores al Centenario del Primer Oratorio fundado por Don Bosco en 1841 en Turín.

En 1941 comienzan a venir al barrio los salesianos de la obra Santa Catalina de Constitución en Capital Federal. Duros fueron los comienzos, porque los terrenos eran anegadizos y la gente miraba con recelo a los recién llegados. Realizan en los primeros tiempos la actividad que dio origen a la obra salesiana en todo el mundo: el Oratorio festivo donde convocan a chicos, adolescentes y jóvenes a jugar y a tener las primeras catequesis.

El 12 de Diciembre de 1942 se coloca la piedra fundamental con la asistencia del Gobernador de la provincia de Buenos Aires, Dr. Rodolfo Moreno; el Excmo. Sr. Arzobispo de La Plata, Mons. Dr. Juan Chimento, que bendijo la Piedra Fundamental del Oratorio Festivo “Centenario”, que se erige en Avellaneda como monumento recordatorio argentino del “Centenario de la Obra de Don Bosco”. Era Inspector Salesiano en ese entonces el P. José Reyneri.

En 1946 tenemos la primera comunidad salesiana en el lugar. El Padre Picchi, P. Stramucci y Ferrante, que fueron conquistando la simpatía y confianza de niños y jóvenes, con la sotana arremangada y el infaltable fútbol.


Propuesta Salesiana

quienes01Don Bosco orientó su obra decididamente hacia la juventud, y en ella escogió conscientemente a los jóvenes más pobres, abandonados y en peligro.

Queremos ser signos y portadores del Amor de Dios a los jóvenes, y nuestro objetivo es formar honrados ciudadanos y buenos cristianos. Para ello educamos y evangelizamos siguiendo un proyecto de promoción integral que haga de los jóvenes personas de fe, comprometidas, solidarias y responsables en la Iglesia y en el mundo. El proyecto educativo guía nuestro trabajo y da unidad a los objetivos y acciones.

Para ello educamos y evangelizamos siguiendo un proyecto de promoción integral que haga de los jóvenes personas de Fe, comprometidas, solidarias y responsables en la Iglesia y en el mundo.

El proyecto educativo guía nuestro trabajo y da unidad a los objetivos y acciones.


Consejo de la Comunidad Educativo-Pastoral – COCEP

El COCEP es un consejo integrado por representantes de todos los sectores, grupos y asociaciones que integran el Oratorio Centenario Don Bosco. Este consejo tiene un carácter representativo y participativo.
Orgánicamente tiene dos instancias: una general, que funciona en forma de “asamblea” donde se discuten y elaboran las bases para los proyectos de la casa, y está integrada por varios representantes de cada sector o grupo. Son reuniones numerosas, que se realizan bimestralmente. La segunda instancia es el COCEP “reducido”, que está integrado por un grupo más pequeño de representantes que se renueva anualmente. Tiene una frecuencia de encuentros mensuales, donde elabora y da forma al trabajo realizado en cada asamblea.
El Consejo de la Comunidad Educativo-Pastoral desde hace varios años, inició un comprometido trabajo en la construcción de un Proyecto Educativo-Pastoral Salesiano Local (PEPSAL) que será guía y referencia para las múltiples actividades de nuestra casa. Este proyecto parte de “opciones fundamentales”, establece “objetivos” y “propuestas” con líneas de acción concretas para lograrlo.


Proyecto Local 2017-2019

OPCIONES FUNDAMENTALES DE LA CASA
Salesianos consagrados y laicos de la Casa Salesiana Centenario Don Bosco deseamos vivir en u proyecto común evangelizador y misionero, que – alimentados por la Palabra de Dios, los sacramentos (eucaristía y reconciliación) y con la presencia de la Virgen María – prioriza la vida amenazada de los jóvenes, sobre todo los más pobres. Por ello, optamos por:

  •  Construir una comunidad de comunidades que sea: orante, fraterna, familiar, austera, respetuosa de los acuerdos y los procesos, capaz de amar y que intenta caminar hacia una comunión de bienes.
  • Salir al encuentro de los jóvenes más pobres y de los últimos, promoviendo la formación integral de la persona.
  •  Vivir el criterio oratoriano desde la preventividad apuntando a la inter-relación y cuidado mutuo entre los grupos.
  • Acompañar y cuidar la vida de quienes animan.

OBJETIVOS

  •  Construir un espacio fraterno donde la espiritualidad y el carisma salesiano son referencia y estilo de vida para todas las comunidades de la casa.
  • Promover la preventividad salesiana para que cada destinatario sea libre y auténtico respondiendo a su vocación.
  • Consolidar y afianzar el MJS local.
  • Garantizar espacios de formación integral.
  • Mejorar la comunicación y la unidad.
  • Salir al encuentro / salir al barrio.
  • Canalizar el entusiasmo de las personas que encuentran a Jesús en experiencias concretas que les permitan experimentar la vida apostólica.

PROPUESTAS: NÚCLEO FORMACIÓN
Línea de acción: Propiciar espacios formativos. Viviendo la misión compartida (SDB y laicos) y el discernimiento de un proyecto en común, alimentados por la Palabra, celebrando la sacramentalidad de la vida. Optando por profundizar la unidad local construyendo comunidades fraternas y orantes donde todos tengamos lugar y se respeten los acuerdos que son fruto del discernimiento a la luz del Espíritu. Para que generemos propuestas significativas y coherentes con la cultura juvenil. Afrontando los desafíos de las realidades juveniles, atreviéndonos a hacer opciones como Don Bosco.
Es por ello que consideramos oportuno:

  • Asumir como COCEP reducido la posibilidad de revisar los itinerarios formativos de los distintos grupos de la casa para poder acompañarlos.
  • Pautar talleres puntuales en la agenda del grupo de pertenencia o de la Casa en relación a adicciones y/o educación en el amor; RCP; espiritualidad.
  • Conformar una escuela de discipulado.

PROPUESTAS: NÚCLEO COMUNICACIÓN – COMPARTIR

Líneas de acción: Conformar comunidades de creyentes a la luz de la fe. Para concebir comunidades más unidas en proyectos comunes y sostenibles en el tiempo. Capaces de escucharse y escuchar las necesidades de los niños, adolescentes y jóvenes, llegando a ser comunidades fraternas siguiendo las opciones de Jesús y Don Bosco.

Generar frente a los conflictos en las comunidades espacios de toma de conciencia. Porque creemos que son oportunidad personal y comunitaria, que nos abre la posibilidad de integrar las diferencias y la riqueza de la diversidad. Para que los conflictos no sean un obstáculo sino una oportunidad de crecimiento. Hacia la conformación de una comunidad fraterna en la que seamos más humanos y más cristianos. Es por ello que consideramos:

  • Ser artífices o promotores de la comunicación.
  • Sostener el COCEP ampliado, ya que es un espacio muy propicio para la comunicación. Genera vínculos entre los distintos miembros de la comunidad. Que haya un mínimo de tres COCEP ampliados al año.
  • Priorizar el COCEP ampliado y el COCEP reducido, la coordinadora juvenil (MJS), el EDI (Equipo Directivo Institucional de las tres escuelas), los equipos coordinadores o el trabajo por consejos, ya que son buenos espacios para la reflexión y el compartir problemáticas.
  • Propiciar experiencias de encuentro. Celebrar el día de la Comunidad.
  • Pensar cómo sostener y cuidar la Casa.
  • Conformar un “Comité de crisis”.

PROPUESTAS: NÚCLEO ACOMPAÑAR

Líneas de acción: Dedicar tiempos y espacios a la escucha, búsqueda y discernimiento. Implicando a los diversos miembros de la comunidad educativo-pastoral en el acompañamiento de los animadores jóvenes para la búsqueda del sentido de la propia vida. Internalizando los valores de la Espiritualidad Juvenil Salesiana. Destinando momentos para ello en la planificación pastoral de cada grupo. Para ayudar a asumir la propia existencia de un camino de maduración integral. Haciéndonos conscientes de que somos mediación liberadora para una transformación evangélica. Escuchando así, el llamado irresistible de Dios que plenifica, al estilo de Jesús con los discípulos de Emaús.
Revisar los “mapas” que tenemos para la compresión de las realidades juveniles y transformar nuestras prácticas pastorales. Haciéndolo con los jóvenes y reafirmando nuestra preferencia por los más pobres, abandonados y en peligro. Para hacer visible un estilo de acompañamiento que nos impulsa a estar cerca, a escucharlos con empatía y cuidaros desde dentro de un entramado comunitario. Llegando a ser apertura a la mediación del amor de Dios.
Es por ello que consideramos oportuno:

  • Cuidar la vida de los que cuidan.
  • Sostener el retiro espiritual y/o convivencia de animadores y/o jóvenes en general.

PROPUESTAS: NÚCLEO MISIONAR

Línea de acción: Generar con los jóvenes procesos de formación misionera. Conscientes de que la experiencia misionera es inherente al llamado bautismal. Propiciando experiencias de servicio solidario. Colaborando así en la construcción del Reino de Jesús. Es por ello que consideraos oportuno:

  • Hacer un proceso misionero con jóvenes mayores.
  • Reintegrar a la Obra Capilla Domingo Savio como experiencia misionera, pero ayudando en la autonomía.
  • Salir al barrio a visitar las familias y ver las necesidades.

Comments are closed